Liberty-of-the-Seas

“Este largo fin de semana de Semana Santa lo hemos pasado con un grupo de amig@s y clientes de XYO Travel navegando a bordo del gigante Liberty of the Seas, en un crucero de 4 noches que nos ha llevado a visitar lugares tan bellos como Villefranche (Niza/Monaco) y Palma de Mallorca.

La impresión de esta “escapada” ha sido muy satisfactoria. Realmente lo hemos pasado bien en buena compañía y hemos disfrutado de un barco único en el Mediterráneo, un verdadero templo de diversión en alta mar. A pesar que el tiempo ha sido muy cambiante -aunque hemos tenido suerte y no nos ha llovido ningún día-, la finalidad era pasarlo bien, disfrutar del ambiente y descansar unos días (o desconectar, que de eso se trataba).

Marcha! / F: J.Piqué

Marcha! / F: @joseppique

Día 1: embarque en Barcelona. Tras embarcar una hora antes de zarpar  y localizar nuestros camarotes, hicimos un “tour” por el buque, hicimos el obligado simulacro de emergencia (sin chalecos, por cierto) y partimos hacia la Costa Azul, donde al día siguiente tocaba fondear en la preciosa bahía de Villefranche.

En la piscina exterior, despedimos con música y animación la ciudad de Barcelona junto a los Shrek, Fiona, Alex de Madagascar, etc., ante el “delirio” de los niños, que lo pasaron en grande. Tras la partida, la compañía ofreció la típica charla de Bienvenida a los pasajeros, la cena en el restaurante principal y una memorable actuación en la calle Promenade de los personajes de DreamWorks, que lo dieron “todo” el primer día pero que ya no les vimos “el plumero” durante prácticamente el resto del crucero…

Villefranche / F: @joseppique

Villefranche / F: @joseppique

Día 2: Villefranche. La puerta de ingreso a la singular Riviera Francesa nos aguardaba con un cielo despejado. Precioso día que algunos aprovecharon para visitar Mónaco con su palacio y plaza real, su catedral del Siglo XIX, sus lujosas tiendas y el famoso casino situado en la mediática “Place du Casino”, al lado del Hotel París. En cambio, otros pasajeros prefirieron pasear por la encantadora Niza y otros simplemente optaron por “perderse” por las callejuelas y por el mercado ambulante de Villefranche.

Vistas desde el Viking Crown / F: @joseppique

Vistas desde el Viking Crown / F: @joseppique

El Liberty of the Seas zarpó rumbo a Palma de Mallorca a las 18:30 horas. Esa tarde disfrutamos del cocktail de bienvenida con discurso del capitán Ziege. Tras el brindis, algunos cenaron en el restaurante principal, otros pasaron totalmente de formalismos y cenaron en el buffet libre y otros decidimos -para la ocasión- cenar en el exclusivo Chops Grill… ¡fantástico! Por 25$ por comensal (bebida aparte) puedes degustar un elaborado entrante y un sugerente plato principal. ¿Mi sugerencia? Gambas “de la casa” o New York Steak con sus exquisitos complementos. Y todo regado con un buen vino blanco Chardonnay o bien con un tinto de la Rioja, de Chile o de la Toscana.

Cena en Chops Grill / F: @joseppique

Cena en Chops Grill / F: @joseppique

Para rematar la primera jornada, qué mejor forma de hacerlo presenciando un show musical en el teatro y tomando una copa en Schooner Bar o en Viking Crown… Eso hicimos.

Día 3: Navegación/Palma de Mallorca. Tras toda una mañana navegando -sin lluvia pero con algo de viento-, disfrutando de las actividades de a bordo –especialmente del Flowrider– y compartiendo tertulias y buenos momentos con compañeros de viaje, llegamos a la isla de Mallorca. Palma, como siempre, preciosa. Para llegar al centro de la ciudad sin tener que hacer una gran “caminata”, los pasajeros tuvimos que pagar 12$ por persona para poder utilizar el servicio de “traslado” en autobús. Este “billete” era válido para esa tarde/noche y para la mañana siguiente. Paseamos por el casco antiguo, hicimos algunas compras de rigor y regresamos al barco para la cena y para la posterior fiesta en la cubierta superior del barco.

Pero al embarcar, nos topamos con un lío monumental en la recepción del Liberty. Numerosos pasajeros mostraron su enfado porque no les permitían subir a bordo ensaimadas y sobrasadas que habían comprado en la ciudad. Sinceramente, una situación cómica que acabó transformándose en una situación caótica en la rampa de embarque del buque donde se acumularon cerca de 200 pasajeros que se quejaban por esta situación… Por suerte, la reacción de los oficiales del buque fue más o menos rápida y permitieron la entrada de esos manjares típicos de Mallorca, ante la tranquilidad de los cientos de pasajeros que andaban un tanto cabreados. La excusa del barco era evitar el tan temido “norovirus” (un día hablaremos de ello).

Anécdotas aparte, el día fue rematado de una manera formidable gracias a la fiesta nocturna que la naviera nos obsequió en la cubierta superior del barco, en la piscina; buffet de salados y dulces, fuentes de fruta fresca, sangría, buffet con amplia variedad de bebidas y festival de música dirigida por el DJ Scratch, la banda Suave, la orquesta LOTS y la banda Latin Magic. La fiesta y el baile duraron hasta altas horas de la madrugada con la iluminada Palma de Mallorca como excelente telón de fondo.

Fiesta en cubierta / F: @joseppique

Fiesta en cubierta / F: @joseppique

Día 4: Palma de Mallorca. Tras una tarde en Mallorca y la fiesta de a bordo la noche anterior, volvimos a la ciudad para dar otro paseo. Algunos quisimos visitar la Catedral gótica -llamada Seo por sus ciudadanos-, pero la presencia de la Reina de España y de los Príncipes, que iban a Misa, impidió nuestro deseo. Había muchas medidas de seguridad en todo el entorno de la Catedral y seguimos paseando por el casco antiguo para realizar nuestras últimas compras. Nos dejamos aconsejar y compramos ensaimadas en “La Fleca de Sto. Cristo”, tal como nos recomendaron por twitter algunos mallorquines. 🙂

Ensaimada mallorquina / F: @joseppique

Ensaimada mallorquina / F: @joseppique

Por cierto, mientras regresábamos al barco, nuestra colega mallorquina Judith Rivero (@dijuca), nos contó por twitter la historia de la escultura del Drac Na Coca, situada enfrente del palacio episcopal, detrás de la misma Catedral. Según nos avanzó Judith y según he podido leer en la red, es un cocodrilo que vino de Egipto con las arenas de un barco, creció en la bahía y causaba estragos a los mallorquines por la noche, cuando estaba en busca de comida. El pánico sucedió hasta que el valiente señor Bartomeu Coch -gobernador de Alcúdia por entonces- lo cazó y lo regaló a su prometida. Fue durante una noche de 1776, mientras el capitán cortejaba a una dama de la zona y mientras dirigía su mirada al balcón de la casa y le dedicaba palabras de amor, apareció -entre la oscuridad de la noche- las sombras de esa temida “bestia”… Valerosamente el caballero sacó su espada y le quitó la vida, lo arrastró hasta su amada y se lo ofreció en prueba de amor, exclamando: “vet ací es drac, es drac de na Coca” (ahí está el dragón, el dragón de na Coca). A partir de la hazaña del capitán Coch, el “drac” recibió su nombre actual, con una típica feminización del nombre.

Años después, una criada de este hombre encontró el cuerpo del animal y se murió del susto, literalmente, por lo que decidieron “entregar” el Drac de Na Coca al museo diocesano, que se encuentra en el Palacio Episcopal, para evitar más sustos… de muerte. Esta es la historia del Drac de Na Coca que muy gentilmente quiso compartir la blogger Judith Rivero a través del twitter.

La catedral, a rebentar / F: @joseppique

La catedral, a rebentar / F: @joseppique

Tras regresar al barco, comida rápida en el “legendario” Jonny Rockets de a bordo y de regreso a Barcelona. Antes de hacer las maletas, pudimos disfrutar de un sensacional espectáculo sobre hielo en el “Studio B“; un musical espectacular con la estrella del baile sobre hielo Larissa, que vino como invitada de excepción.

Una buena manera de finalizar este mini crucero que nos ha servido para desconectar y conocer nuevas amistades y experiencias; ya sea a bordo de este megabuque, el Liberty of the Seas -que ya pude descubrir en 2007 en Southampton-, o ya sea por descubrir nuevos rincones en nuestras dos escalas, Villefranche y Palma de Mallorca. Una corta pero intensa y agradable experiencia que sumamos en nuestro “memorial de cruceros y viajes”. Seguiremos navegando, sin duda.”

_________________________________________________________________________________________________

HORARIOS regulares de restaurantes y bares del Liberty of the Seas

Desayuno

-Buffet Windjammer: de 6:30/7 a 11 horas

-Restaurante principal: de 8 a 9:30/10 horas con los personajes de DreamWorks!

Fiona en el desayuno / F: @joseppique

Fiona en el desayuno / F: @joseppique

Almuerzo

-Buffet Windjammer: de 11:30/12 a 16 horas

-Restaurante principal (brasserie): de 13 a 14:30 horas

Cenas

-Buffet Windjammer: de 18:30 a 21 horas

-Restaurante principal: de 18:30 a 22 horas (en 2 turnos o My Time Dining)

-Portofino (italiano de pago, 20$ pp): de 18 a 22 horas -previa reserva-

-Chops Grill (carne y pescado al grill de pago, 25$ pp): de 18 a 22 horas -previa reserva-

Entremeses

-Caffe Promenade: 24 horas

-Heladería Ben&Jerry’s: de 11:30 a 00:00 horas

-Johnny Rockets: de 13 a 00:00 horas

-Sorrento’s Pizzeria: de 13 a 02 horas

-Cupcake Cupboard: de 14 a 23 horas

-Windjammer Caffe -meriendas-: de 16 a 17 horas


Por: Josep Piqué – Community Manager XYO Travel

Etiquetas: , , ,

6 Comments on Relax, diversión y… ¡ensaimadas a bordo!

  1. Dunia says:

    Muy buen relato, muchas gracias por compartirlo! Espero que lo del viento no fuera tan desagradable. Una amiga me comentó que se llegó a marear, y varias personas de su familia. QUé pena! ¿Recomendáis una cenita en el CHops Grille?Yo quiero ir, pero no sé yo si valdrá la pena pagar 25$….seguro que sí, ¿verdad?

    Y lo de las ensaimadas, qué cosa tan rara que quisieran prohibirlas, si yo he ido en otros cruceros y se ha podido subir sin problemas, porque al ser la última escala no te ponen pegas….Pero teniendo en cuenta que en el embarque te preguntan si has tenido alguna enfermedad recientemente tipo gripe, etc etc, será que están muy atentos a que no hayan contagios en el barco del tipo que sea. Supongo…

  2. xyo travel says:

    Dunia, cierto. El buque llegó a moverse con los fuertes vientos durante la navegación. A veces olvidamos que estamos en un barco pero… va bien saber que navega y, en consecuencia, se mueve si sopla viento, sobretodo, lateral o frontal 😉

    Respecto a si vale la pena o no cenar en el Chops Grill o en el otro restaurante alternativo, el italiano Portofino, claramente SÍ. Al menos una vez debéis probarlo! La comida es más elaborada y el servicio más personalizado, aunque en el restaurante principal -de tres cubiertas: 2, 3 y 4- también se cena muy bien y no se debe pagar ningún extra.

    Tema ensaimadas: eso es, ellos tenían temor al “norovirus”, a los posibles contagios. Simplemente creo que estas situaciones de enfados, discusiones y arrebatos se evitarían permitiendo la entrada de estos alimentos pero guardándolos y entregarlos al final del crucero. Creo que de esta forma, y entre todos, nos evitaríamos líos, enfados y dar explicaciones. 😉

  3. Rosa dels Vents says:

    Lo de las ensaimadas debe ser típico de Royal, porque en un mini de primeros de mayo de hace un par de años en el Navigator OTS,en Eivissa ya avisaron por megafonía antes de bajar, que no se dejaría subir ningún producto alimentario (incluyendo las ensaimadas)

  4. xyo travel says:

    Pues en este mini crucero pusieron un cartelito muy poco visible y vistoso en la puerta de salida del barco… de ahí el “lío” y el “malentendido”. Al final, permitieron la entrada de estos productos.

  5. Vanessa says:

    Hola Josep!! que casualidad encontrarme con tu blog, justo estaba buscando algún foro que hable sobre lo sucedido con las ensaimadas de Mallorca en el crucero. El caso es que mis suegros, los padres de Carlos, est´´an haciendo este mismo crucero esta semamana, y hoy se encuentran en Mallorca. Hemos hablando con ellos y la verdad que no están muy contentos, pues resulta que no les dejan subir al barco las dichosas ensaimadas. Creo que no es justo que hace dos semanas a nosotros nos dejaran finalmente entrar al barco con la comida y ahora a los que hacen el crucero después no se les permita. Un saludo!!

  6. xyo travel says:

    Hola qué tal estás? Bien. Me parece una decisión absurda por parte de la compañía, sinceramente. Están muy preocupados por el tema del Norovirus pero creo que exageran, pues los pasajeros compran ensaimadas en esta escala de Palma para regalar a familiares o amigos. En fin, en nuestro crucero, tras unos minutos de “tensión” con 200 pasajeros enfadados por tal situación, permitieron entrar ensaimadas… Por lo que leo, veo que siguen “erre que erre”. Intentaremos preguntar a Royal, pero esto es decisión de los que mandan a bordo, con el capitán a la cabeza.

Deja un comentario